miércoles, 8 de junio de 2011

Fukushima mon amour

Blogpost por Kumi Naidoo - 6 de junio de 2011 a las 11:13

Mi guía, cuando fui a visitar a Chernobyl en el 25 aniversario del accidente, fue un activista de Greenpeace de Alemania llamado Tobias Muenchmeyer. Tobías es el jefe adjunto de nuestra unidad política en Berlín y también le sucede a saber mucho sobre la energía nuclear. Pero lo que realmente registrado conmigo como viajamos juntos fue el hecho de que Tobias tiene un vínculo personal con Chernobyl. Su esposa Katia era un escolar de 16 años de edad, en Kiev en 1986.
Katya era en realidad una suerte increíble, considerando todas las cosas. Cinco días después del accidente, que en ese momento seguía siendo un secreto de estado, su madre se lo contó por una persona en el saber. los padres de Katya se apresuraron a enviar a su hija lejos a sus amigos de Moscú, y ella se salvó una mayor exposición a la radiación que causó decenas de miles de muertes.Trece días de Secretario General del Partido Comunista soviético, Mijail Gorbachov, finalmente admitió la magnitud del desastre. Más tarde el gobierno soviético estableció reasentamiento obligatorio para todas las personas que viven en una zona de exposición a la radiación de 5 milisievert (mSv) por año.(Durante los primeros días después del accidente de Kiev ya que mide 8 microsieverts por hora, lo que significa una dosis de 5mSv se alcanzaría después de aprox. 25 días.)
La tragedia es a menudo más fácilmente aprehendidos cuando se ve a través de una historia de supervivencia, y no pude dejar de pensar en Katia y sus padres mientras nos dirigíamos al norte de Kiev, hacia atrás en el tiempo, se extiende más allá de las tierras abandonadas que me recordó a las partes subdesarrolladas de África , al sitio de la planta nuclear de Chernobyl.
La razón de nuestro viaje a Chernóbil esa noche sin estrellas, era "dar testimonio" al aniversario en el marco de la campaña de décadas de Greenpeace para detener la energía nuclear. Después de tres horas, pasamos por un cartel que decía "Dityatki 30 kilómetros Punto de Control" y que fueron oficialmente en la "Zona". Cruzar un largo puente doblamos a la izquierda y se fue la longitud de la planta nuclear de vacío, más allá del reactor N º 1 (cierre en el 1996), reactor N º 2 (cerrado en 1991 después de un incendio), reactor N º 3 (cerrado bajo la presión internacional en el año 2000) y finalmente los restos del reactor N º 4, ahora cubierto por el infame "sarcófago" a toda prisa construido en 1986.
26 de abril 201125to aniversario de Chernobyl de proyección
Kumi Naidoo, Director Ejecutivo de Greenpeace Internacional (izquierda) y Muenchmeyer Tobías, experto nuclear de Greenpeace Alemania (derecha) sostienen una pancarta anti-nuclear en el mismo instante de la celebración. 

Foto copyright Vadim Kantor / Greenpeace
Era cerca de medianoche cuando llegamos y se preparó para nuestra "acción", que había sido autorizado por el gobierno de Ucrania. Luego a las 1:23, de 25 años para el minuto después de la catástrofe, como los perros salvajes en la zona comenzó a aullar, provocada por el lejano tañido de campanas en una capilla ortodoxa rusa, que comenzó nuestra "acción." Tenemos proyectada una imagen gigantesca de Munch, "Scream" en la cáscara del sarcófago de edad. Bajo la imagen corrió la frase "Detener la locura nuclear" en una serie gira del ucraniano, japonés, ruso, alemán e Inglés. Los medios de comunicación de todo el mundo utilizan este material para ilustrar su cobertura del aniversario.
Luego, sorprendentemente reticentes a dejar los fantasmas del pasado, decidimos parar en las ruinas de la aldea de Kopachi, a unos dos kilómetros de distancia. Usted probablemente ha visto fotos de esta ciudad, una especie de Pompeya con restos de construcciones prefabricadas de hormigón. En todas partes palos largos con poco montones radiación señales amarillas camada de montaña de escombros, para que nadie olvide que se trata de residuos nucleares en espera de ser transportados a una zona "segura" de almacenamiento.
Uno de los pocos edificios todavía algo intacto es el jardín de infantes. En el interior, nuestras antorchas arrojar luz sobre las pinturas de personajes de cuento de hadas, camas para niños, un gran cuarto de baño con lavabo cinco hijos en una fila, pizarras y libros - todos cubiertos por el polvo, de 25 años. En la esquina de una sala de juegos me encontré con un par de zapatos de bebé niño, su dueño sin nombre, agregó rápidamente junto con la esposa de Tobias en mi colección personal de recuerdos de Chernobyl.
El área alrededor de Chernobyl, una vez contó con una población de 120.000 personas. Hoy en día es el hogar de manadas de perros salvajes y un par de cientos de personas de edad avanzada que han regresado, principalmente por falta de lugar mejor para ir. Es una zona de los moribundos y los muertos.
Me han dicho que en Fukushima, que visitará la próxima semana, la vida continúa con normalidad, a pesar de los niveles de radiación alarmante ser detectado en las escuelas, templos y otros lugares donde la gente se reúne. Los niños incluso se han enviado de vuelta a clase. El gobierno ha fomentado "voluntario" de reubicación - pero para los que no tienen los fondos o los medios para recoger y mover, esto no tiene sentido.
En abril, cinco semanas después de un tsunami y terremoto dañó la planta de energía nuclear de Fukushima, las autoridades japonesas aumentó el límite de nivel superior de la radiación aceptables a partir del 1 mSv por año a 20 mSv por año para los niños de la escuela.
Es difícil de creer que el gobierno japonés actual es que hasta ahora detrás de la norma 5 mSv establecido por los soviéticos. ¿Cómo puede un gobierno que vive con las consecuencias de las bombas nucleares permiten niveles tan altos de exposición a la radiación para sus hijos? ¿Por qué no el gobierno japonés activamente la descontaminación de terrenos de la escuela?
Pienso en Katya y los alumnos de la guardería Kopachi que ojalá las arreglaron para crecer lejos de la radiación. Para los que no dotados con memoria de las tragedias anteriores, seguramente estas historias debería ser suficiente?
El gobierno japonés debe hacer todo lo posible para proteger a sus ciudadanos de los efectos secundarios de Fukushima. Mientras tanto, el resto del mundo deben unirse a los gobiernos de Japón, Alemania y Suiza que han decidido dejar de financiar la energía nuclear. No Chernobyls más. No Fukushimas más. Nunca más. 
(Este artículo fue publicado originalmente en The Huffington Post .)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada