martes, 20 de septiembre de 2011

Algarrobico: lo antiestético y lo indecoroso


Blogpost por Miren Gutiérrez - septiembre 17, 2011 en 9:30
Todavía con las vertiginosas imágenes tomadas por activistas de Greenpeace desde las grúas de El Algarrobico en la retina, llega del Ministerio de Medio Ambiente la noticia de que existe un acuerdo para demoler el hotel.

Como nos decía la Secretaria de Estado de Cambio Climático y Biodiversidad, Teresa Ribera, ya no hay vuelta atrás.

Nos han hecho muchas veces la pregunta: ¿por qué obcecarse con El Algarrobico, precisamente, cuando hay centenares --¿millares?-- de ejemplos de violación nuestras costas? De hecho, y como viene denunciando nuestro Destrucción a toda costa, en los últimos veinte años se ha destruido de media una superficie equivalente a ocho campos de fútbol al día en nuestro litoral...

Pero El Algarrobico lo tiene todo. Todo: una ostentación de nuevo rico que contrasta con la belleza arriscada de matorral semiárido, cielo y mar sin aditivos; la desfachatez de los catorce metros que lo separan de la línea del mar y los 21 pisos de altura que achican la playa; la retahíla de sentencias que avalan su ilegalidad, y la consiguiente escalada de recursos liderados por empresa, Junta de Andalucía y alcaldía, que enarbolan la mala excusa de los empleos (pocos, temporales y no cualificados) que supuestamente generaría el hotel, a costa de algo tan valioso.
En vez de optar por la defensa de la riqueza natural y una sostenibilidad que garantice el futuro económico, social y cultural, se opta por lo pantagruélico del turismo all-inclusive y lo obsceno de la arquitectura agresión, en beneficio de unos pocos.

Todo ello se aúna para hacer de este engendro de hotel un símbolo perfecto de las consecuencias de la carrera inmobiliaria que nos ha sumido en esta crisis. La construcción de puertos sin contenedores, de aeropuertos sin pasajeros y de hoteles sin visitantes hinchó una burbuja de rápido reventón.

Lo antiestético es en este caso un fiel reflejo de lo indecoroso. Que su demolición sirva de ejemplo.

Miren Gutiérrez, directora ejecutiva de Greenpeace España
(Publicado en Diario Vasco)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada