martes, 20 de septiembre de 2011

En peligro competitividad del Canal de Panamá gracias al calentamiento global y el deshielo del Artico


Martes 20 septiembre de 2011
Debido al calentamiento global, este verano la capa de hielo en el Ártico se ha reducido considerablemente alcanzando un mínimo histórico, según advierten los expertos de la Agencia Espacial Europea (ESA, por sus siglas en inglés). Este fenómeno ha permitido abrir las dos grandes rutas comerciales de navegación en el Ártico.

Así, el mes de agosto el Paso del Noroeste ha estado abierto por su ruta más directa, así como la Ruta del Mar del Norte, que unen el Atlántico con el Pacífico. La misma situación navegable con estas rutas entre el Atlántico y el Pacífico se registró en el año 2008.

Estas dos rutas marinas son consideradas de gran importancia económica ya que unen dos océanos de una manera más rápida y más económica para los buques comerciales. La travesía alternativa a estas rutas es a través del canal de Suez o por el Canal de Panamá, que es mucho más larga y costosa.

Durante más de un siglo, el Canal de Panamá ha determinado el tránsito interoceánico de buques de mercaderías del mundo entero, pero su valor estratégico podría cambiar en el corto plazo. Impracticable durante siglos, el desarrollo de una ruta ártica es ahora probable por el derretimiento de los hielos polares. De hecho, se espera que los bancos de hielo desaparezcan por completo aproximadamente durante el verano del 2050, algo que revolucionaría el transporte marítimo internacional.Por lo pronto, el Canal de Panamá sigue con el calendario de una millonaria ampliación que, de concretarse, permitirá la navegación de enormes buques de carga, cuya dimensión actual y peso no son compatibles con las capacidades e infraestructura del canal interoceánico. La ruta ártica, entretanto, seguirá siendo vista como una interesante alternativa marítima.

Después del tercer año más cálido en el Ártico en el registro que se realiza desde 1936, el hielo marino en latitudes altas a lo largo de las rutas del mar septentrional ha disminuido hasta un 56% en comparación con el promedio, lo que ha simplificado la travesía marítima en estas aguas peligrosas.

Mientras tanto, muchos científicos opinan que si el ritmo de deshielo continúa, para el año 2030 durante los meses de verano el Ártico podría estar completamente libre de hielo.

Seguir leyendo diarioecologia.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada