miércoles, 14 de septiembre de 2011

La agricultura, un determinante más de la salud en Bolivia

12/08/2011
La salud cuenta con muchos determinantes, uno de ellos es la alimentación qué duda cabe. La soberanía alimentaria y un adecuado acceso a productos agrícolas de calidad supone un avance en la salud de los pueblos.
Imagen de una campesina boliviana trabajando.

Esto mismo se debate estos días en Bolivia, donde el Programa de Desarrollo Integral Interdisclipinario (PRODII), con el cual colabora la Fundación Anesvad va a participar en un encuentro departamental de productores ecológicos con el fin de compartir experiencia en pro de una agricultura saludable y sostenible.
Nuestro aliado, analizando la coyuntura política, social y productiva en la que desenvuelve Bolivia y en el marco de relaciones interinstitucionales, ha decidido promover procesos de desarrollo de una agricultura sostenible y la implementación de acciones de fomento a la producción ecológica con orientación al mercado. Y es que Bolivia se juega mucho con la alimentación de sus comunidades, especialmente las más desfavorecidas.
Este primer encuentro tendrá lugar el miércoles 31 de agosto para intercambiar y compartir experiencias sobre normas, políticas y la participación de la sociedad civil en el marco de la agricultura sostenible y sus avances y retos. Igualmente se busca una propuesta que incida en la elaboración de cartas orgánicas municipales.
De este encuentro se espera una propuesta macro sobre agricultura sostenible, fomento a las economías rurales, derechos y participación para incidir en la elaboración de las cartas orgánicas. Nuestros/as aliados/as no quieren dejar pasar la posibilidad de hacer incidencia pública en un tema tan básico para la salud como es la alimentación.
La agricultura y la alimentación son determinantes de la salud de un pueblo
Acorde con el Plan Nacional de Desarrollo (PND) y las Constitución del Estado boliviano debe existir un aprovechamiento de los recursos naturales para mejorar las condiciones de vida de la población y principalmente de las comunidades indígenas originarias y campesinas.
Esta política solo será posible cuando cada boliviano y boliviana conlleve consigo mismo, el principio de restablecer el equilibrio entre la necesidad de conservación de la naturaleza y las necesidades económicas del desarrollo desde el nivel familiar, comunal y el nacional, bajo la premisa indígena del ‘Vivir Bien’ de la población boliviana.
La mayor parte de los problemas de salud en muchos países se pueden atribuir a las condiciones socioeconómicas de las personas. Sin embargo, en las políticas de salud han predominado las soluciones centradas en el tratamiento de las enfermedades, sin incorporar adecuadamente intervenciones sobre las “causas de las causas”, tales como, por ejemplo, las acciones sobre el entorno social -en este caso la producción agrícola y sus consecuencias-.
Por tanto, los problemas sanitarios se han mantenido, las inequidades en salud y atención sanitaria han aumentado, y los resultados obtenidos con intervenciones en salud centradas en lo curativo han sido insuficientes y no permitirán alcanzar las metas de salud de los Objetivos para el Milenio. Es hora de que los determinantes de la salud se tengan más en cuenta,  y la producción agrícola y su impacto a nivel nutricional es una de las claves.
Contenido Relacionado

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada