jueves, 22 de septiembre de 2011

Los arrecifes de coral del mundo en peligro por el calentamiento global


72-La-gran-barrera-de-coral-Great-Barrier-Reef
La Gran Barrera Coralina de Australia, uno de los arrecifes coralinos más extensos e importantes del mundo está en peligro. Se trata de sistemas que ocupan menos del uno por ciento del fondo de los océanos del planeta, pero son habitados por la cuarta parte de todas las especies marinas.

Un arrecife de coral es un tipo de arrecife biótico que se desarrolla en aguas tropicales. Son estructuras sólidas del relieve del fondo marino formadas predominantemente por el desarrollo acumulado de corales pétreos, no obstante también se pueden encontrar en la zona nerítica debido al oleaje y las corrientes marinas, estas zonas reciben un flujo continuo de nutrientes, lo que las convierte en hábitat ideales para una gran diversidad de especies acuáticas.

Por su situación estratégica entre la costa y el mar abierto, los arrecifes sirven de barreras que protegen a los manglares y praderas de yerbas marinas de los embates del oleaje; los manglares y praderas de yerbas, a su vez, protegen al arrecife de la sedimentación y ?sirven de áreas de reproducción y crianza para muchas de las especies que forman parte del ecosistema del arrecife, además proveen de alimento y protección a un sinnúmero de criaturas marítimas, como erizos, tortugas de carey, cangrejos, langostas y un largo etcétera.

La Gran Barrera Coralina de Australia, uno de los arrecifes más extensos e importantes del mundo, con una superficie de alrededor de 350.000 km cuadrados que se extienden sobre más de 2.300 km a lo largo de las costas de Queensland, está en peligro. Perfectamente visible desde la Luna, este arrecife, Parque Marítimo Nacional desde 1975 y Patrimonio de la Humanidad desde 1981, alberga bajo sus aguas uno de los sistemas más frágiles y complejos de la biodiversidad de la Tierra.

La acción de las estrellas de mar, el calentamiento global del planeta, la pesca indiscriminada y la contaminación, están poniendo en peligro el equilibrio ecológico de este ecosistema.

Formados durante miles de años mediante la construcción de esqueletos de roca caliza, los arrecifes son sistemas frágiles debido a su sensibilidad térmica. Las estrellas de mar llamadas “coronas de espinas” están devastando los arrecifes que invaden.

Cuando son adultas, estos equinodermos pueden alcanzar los 80 centímetros de diámetro y comer cada día su equivalente en coral duro. Además, sus numerosos brazos (pueden tener hasta 21) les permiten desplazarse ágilmente para encontrar nuevos arrecifes para devorar.

También podemos citar un ejemplo totalmente monstruoso para los corales y es la pesca con explosivos que se utiliza en África Oriental o la pesca con cianuro, que vuelve a los peces tropicales más lentos y torpes, lo que permite capturarlos con mayor facilidad para alimentar la gran demanda comercial de peces de este tipo.

Seguir leyendo: diarioecologia.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada