sábado, 15 de octubre de 2011

Cerca de dos mil tiburones habrían sido sacrificados en Malpelo

Caracol | Octubre 13 de 2011

Sandra Bessudo, alta consejera para la Gestión Ambiental, denunció que barcos costarricenses irrumpieron en aguas del pacífico colombiano para realizar pesca ilegal. Cerca de dos mil tiburones habrían sido sacrificados para comercializar sus aletas en el mercado. 

La funcionaria del Gobierno calificó este hecho como un 'crimen ecológico' y advirtió que no se permitirá que embarcaciones de otros países ingresen al santuario de Malpelo para acabar ilegalmente con la biodiversidad de las especies que allí habitan.


De acuerdo con la denuncia, se trata de embarcaciones que desde hace unos días permanecen en cercanías al santuario de fauna y flora de la isla de Malpelo, zona de reserva ecológica en la que se realiza pesca ilegal, aprovechando la reparación de los barcos que custodian esta zona del pacífico. "Aquí lo que es inadmisible es que los barcos colombianos que dependen del recurso, han acatado el no pescar dentro de las aguas protegidas (...) Estas embarcaciones de banderas costarricenses han estado entrando al área protegida, aprovechando que los dos barcos de control y vigilancia de la Armada Nacional han estado en reparaciones", sostuvo la funcionaria.

"Aquí lo que es inadmisible es que los barcos colombianos que dependen del recurso, han acatado el no pescar dentro de las aguas protegidas (...) Estas embarcaciones de banderas costarricenses han estado entrando al área protegida, aprovechando que los dos barcos de control y vigilancia de la Armada Nacional han estado en reparaciones", sostuvo la funcionaria.

Indicó que estos hechos los conoció gracias a unos buzos extranjeros, quienes encontraron una gran cantidad de redes alrededor de la isla y muchos tiburones agonizando en el fondo del mar, a los cuales les quitaron sus aletas para comercializarlas.

Sostuvo que tan pronto se enteró de estas denuncias, se comunicó con el ministro de Defensa, Juan Carlos Pinzón, quien se comunicó con el comandante de la Armada Nacional, el vicealmirante Roberto García e inmediatamente se tomaron las medidas respectivas.

Agregó que se envió un barco para que realice control y la vigilancia al santuario, pero que infortunadamente el personal de la Armada Nacional no cuenta con medios de movilización y que tan pronto se enteraron de la denuncia trataron de advertir a los pesqueros ilegales.


"Estos barcos ilegales hicieron caso omiso a los llamados de la Armada Nacional, ellos lo que hicieron fue alejarse un poco más de la isla, porque estaban pescando a menos de cien metros, pero siguieron con sus faenas de pesca sin que la gente de la Armada pudiera tomar acciones", indicó la funcionaria. En tono enérgico manifestó que no se permitirá que embarcaciones extranjeras lleguen a zona colombiana a explotar ilegalmente los recursos naturales o atentar contra la fauna y flora de las costas nacionales, sobretodo las reservas naturales de gran valor."El Gobierno Nacional no permitirá la ilegalidad del deterioro de nuestra biodiversidad, obviamente aquí ya hubo un daño y la protesta es que no estamos de acuerdo y no permitiremos que embarcaciones provenientes de otros sitios de otros países vengan a irrumpir y vengan a atacar nuestra biodiversidad en nuestras aguas", sostuvo Bessudo. 

Las aletas de Tiburón, apetecidas en el mercado asiático para preparar una sopa, son pagadas a los pescadores, por cada kilo (cuatro o cinco aletas secas), a 250 mil pesos y que cada sopa es vendida entre 30 e incluso 300 dólares.

Fuente: caracol.com.co

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada