miércoles, 25 de mayo de 2011

El volcán Grimsvötn avisó de su erupción, pero es imposible predecir si habrá más casos


Volcan Grimsvoetn Vista aérea tomada el 21 de mayo de 2011 que muestra la erupción del volcán Grimsvötn, en el sur de Islandia. (Egill Adalsteinsson / Efe)
Está en el extremo norte de Europa, pero eso no significa que se haga notar menos. Islandia, un país con 103.125 kilómetros cuadrados, ha puesto en jaque a Europa dos veces en un año. La culpa la tiene el sistema de volcanes islandés, que actualmente cuenta con 20 de ellos en activo, y todos situados en una franja diagonal que cubre la isla "desde el suroeste hasta el noreste", indica el vulcanólogo y vicepresidente del Ilustre Colegio oficial de Geólogos, José Luis Barreda, a 20minutos.es 
.
El año pasado fue la erupción delEyjafjalla la que obligó a cerrar durante varios días el espacio aéreo británico y de varios países europeos por temor al daño que las cenizas volcánicas pudieran causar a los motores de los aviones. Desde este sábado, es la erupción del Grimsvötn la que ha vuelto a disparar las alertas. Y es que, según afirma Barreda, Islandia se encuentra en un lugar "clave" de Europa para que en cuanto haya una erupción que produzca una nube de ceniza, ésta llegue al resto del continente, siempre y cuando los vientos soplen hacia el sur.
.
Son muchas las similitudes que los dos volcanes presentan, pero también existen diferencias que pueden ser determinantes a la hora de que este segundo volcán no afecte de una manera tan grave a Europa como lo hizo el primero.
.
Es cierto que ambos se encuentran bajo un glaciar, y por lo tanto el tipo de erupción es similar (el componente básico de las cenizas es basalto). "Los dos tienen las mismas probabilidades de entrar en erupción de manera continua", dice el vulcanólogo José Luis Barreda, pero el impacto que pueden provocar es diferente. "El casquete de hielo del glaciar bajo el que está el Eyjafjalla es más fino que el del Grimsvötn, cuyo glaciar tiene un grosor de 200 metros", indica Barreda, por lo que "la erupción del actual podría haber sido peor si la capa de hielo que cubre el volcán fuera menor".
.
De hecho, Barreda asegura que la erupción del Grimsvötn fue 2 o 3 veces más violenta que la del Eyjafjalla, y la densidad de cenizas fue mucho más intensa que la del año pasado, llegando a cubrir toda la isla. Sin embargo, la clave residió también en el tamaño de las partículas de ceniza. En el caso actual, el grosor y su peso es mayor, "y eso significa que no viajan tanto por la atmósfera, sino que por la gravedad se caen al suelo", explica Barreda.
.

"No hay temporada de volcanes"

.
La fecha en la que ambos entraron en erupción no es la misma. Mientras que el Eyjafjalla entró en erupción el 14 de abril de 2010, "el Grimsvötn ya avisó en octubre de 2010 con una serie de temblores, y en noviembre expulsó ya una primera nube de ceniza", indica Barreda. Añade este experto  que el volcán "simplemente ha permanecido en pausa hasta ahora".
.
La frecuencia y temporalidad con la que los volcanes entran en erupción es totalmente aleatoria, según Barreda: "No existe una temporada de volcanes".
.
Además, continúa diciendo, "este volcán ya avisó en octubre y se estaba pendiente de él".La actividad de un volcán es cambiante. Tanto, que según el investigador del CSIC José Luis Fernández Turiel, "no tenemos la suficiente información como para poder saber cuándo y en dónde será la siguiente (erupción)".
.
Con un año de antelación es "imposible predecir", indica Fernández Turiel, aunque sí es cierto que poco antes de que un volcán entre en erupción se pueden detectar indicios como movimientos del terreno sobre el que se encuentra. "Hay varios indicios que te dicen que está pasando algo, pero esto no quiere decir que pase", aclara este experto del CSIC. 
.
Algo similar sucede también en el caso de los terremotos: "Hay indicios que apuntan, pero no se sabe con seguridad si ocurrirá y cuándo", dice Fernández Turiel. Con los huracanes, el sistema está más avanzado. "Existe todo un sistema enorme para predecir huracanes, especialmente en EE UU, y aún así siguen ocurriendo catástrofes", señala el investigador Fernández Turiel. Y es que a pesar de que la prevención ayuda a evitar un desastre mayor ante un fenónemo natural, "todavía nos falta mucho camino que recorrer en predicción", concluye.
.

Menor intensidad de las cenizas

.
Según el vulcanólogo Barreda, la columna de cenizas que está expulsando el Grimsvötn "estádecreciendo". Si sigue así, "de cara al fin de semana iría desapareciendo casi del todo", añade. Esta información coincide también con lo que dice Eurocontrol, que indica que el volcán islandéscontinúa en erupción, pero de forma algo menos intensa que en días anteriores, por lo que la concentración de cenizas en el aire es menor.
.
Por otro lado, la Oficina Meteorológica de Islandia ha informado este martes de que la actividad del Grimsvötn va en descenso por segundo día consecutivo, mientras la altura de la columna de humo volcánico se ha reducido desde los 20.000 metros iniciales a entre 3.000 y 5.000 metros.
.

Un volcán con historial

.
No es la primera vez que el Grimsvötn sorprende en Islandia. De echo, este volcán es el que más veces ha entrado en erupción en la historia de ese país, habiéndose registrado la última en el año 2004. Por aquel entonces estuvo cinco días expulsando cenizas a la atmósfera.  En los últimos 100 años, el Grimsvötn ha entrado en erupción nueve veces y en los últimos 800, un total de 40 veces.
.
Relacionadas en 20minutos.es

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada