jueves, 27 de octubre de 2011

Greenpeace pide al PESOE y al PP el abandono de la energía nuclear


Greenpeace ha luchado desde sus orígenes contra la energía nuclear porque es un riesgo inaceptable para el medio ambiente y para la humanidad. La única solución es detener la expansión de la energía nuclear, y cerrar todas las instalaciones existentes.





Activistas de Greenpeace elevan un globo aerostático demandando el cierre de la central nuclear de Garoña
La energía nuclear es incompatible con un modelo energético sostenible ya que no cumple ninguna de sus premisas: no es económicamente eficiente, ni socialmente justa, ni medioambientalmente aceptable. De hecho, la energía nuclear ha demostrado ser un fracaso económico, tecnológico, medioambiental y social, que ha causado ya graves problemas a la salud pública y al medio ambiente: accidentes nucleares, la generación de residuos radiactivos imposibles de eliminar cuya peligrosidad perdura  durante cientos de miles de años, y, además, contribuye a la proliferación de armas nucleares.


Es hora de decir NO a la energía nuclear, te presentamos a continuación las razones por las que Greenpeace se declara antinuclear

  • La energía nuclear es muy peligrosa
  • Las centrales nucleares son objeto potencial de ataques terroristas
  • Es la energía más sucia
  • Es la fuente de energía que menos empleo genera por unidad de energía producida
  • Tiene un amplio rechazo social
  • Es una energía muy cara
  • La energía nuclear no es necesaria y no genera independencia energética
  • La energía nuclear no salvará el clima
  • El uranio se acaba
El planeta necesita con urgencia un nuevo modelo energético que nos aleje de las consecuencias de un cambio climático peligroso e irreversible. Las soluciones para conseguirlo son conocidas y pasan por un rechazo absoluto a la energía nuclear y la apuesta decidida por el ahorro y la eficiencia energética, la gestión de la demanda eléctrica y el reemplazo de las energías sucias (nuclear, carbón, gas) por las energías renovables. El informe “Renovables 100%. Un sistema eléctrico renovable para la España peninsular y su viabilidad económica” demuestra que es técnicamente posible y rentable económicamente cubrir todas nuestras necesidades energéticas con energías renovables.

Desde el punto de vista socio laboral, la nuclear es la fuente de energía que menos empleo genera por unidad de energía producida. En cambio, las renovables generan mucho más. Según los datos de unInforme de Comisiones Obreras [] publicado en febrero de 2008, en España el sector de las energías renovables generaba en 2007 89.000 empleos directos (y 99.681 indirectos), mientras que el sector nuclear no alcanza ni el 10% de esa cifra. En Alemania, en 2006 el sector de energías renovables dio empleo a 235.000 trabajadores, un incremento del 50% sobre los dos años anteriores.

Abandonar la energía nuclear es exclusivamente una cuestión de voluntad política, pues no hay ningún problema técnico, energético o económico que lo impida, y es lo más deseable desde el punto de vista de la seguridad y de la protección del medio ambiente y la salud.

Greenpeace lleva décadas trabajando en la campaña en contra de la energía nuclear para proporcionar información veraz y rigurosa a los ciudadanos de modo que éstos puedan entender y comprender los riesgos y peligros de esta energía y elegir energías renovables, diciendo “NO A LA ENERGÍA NUCLEAR”. La industria nuclear, a falta de una verdadera justificación económica y energética, ha bombardeado a la opinión pública con mentiras y tópicos para poder mantener su actividad. Desde esta organización tratamos de sacar a la luz todas esas mentiras, tal y como demostramos en el Informe  “Una energía sin futuro. Desmontando las mentiras de la industria nuclear”
  • Primera mentira: España depende de la importación de electricidad nuclear de Francia
  • Segunda mentira: El uranio es una fuente “autóctona” en España
  • Tercera mentira: El uranio es un combustible muy abundante
  • Cuarta mentira: La energía nuclear es renovable.
  • Quinta mentira: El renacimiento nuclear ya está en marcha
  • Sexta mentira: La energía nuclear es barata
  • Séptima mentira: La energía nuclear es la solución al cambio climático
  • Octava mentira: La energía nuclear es imprescindible y las energías renovables son incapaces de satisfacer las necesidades energéticas
El planeta necesita con urgencia un nuevo modelo energético que nos aleje de las consecuencias de un cambio climático peligroso e irreversible. 

Por todo ello, Greenpeace pide al Gobierno que ponga en marcha un plan de cierre progresivo pero urgente de las centrales nucleares y que tome las medidas necesarias para hacer posible un sistema energético sostenible, basado al 100% en las energías renovables y en el ahorro y la eficiencia energética.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada