viernes, 14 de octubre de 2011

Unión Europea continúa apoyando prácticas destructivas en la agricultura

La Comisión no cumple su promesa de enverdecer la Política de Agricultura Común

Noticia - octubre 12, 2011Bruselas.- Un plan develado hoy por la Comisión Europea para una reforma única de la Política de Agricultura Común de la Unión Europea (CAP) será incapaz de responder a los retos ambientales que enfrenta la producción alimentaria, la cual podría desperdiciar miles de millones del dinero de los contribuyentes, advirtió Greenpeace.

Zoom

Trigo orgánico. España, 2010. © Emma Stoner / Greenpeace
“A pesar de comprometerse a enverdecer la CAP”, la Comisión ha fracasado en tratar los serios retos ambientales que afectan a la agricultura, tales como el agotamiento de recursos naturales, los efectos del cambio climático y las amenazas a la vida silvestre”, dijo Greenpeace. La Comisión quiere asignar más de €435 mil millones para el nuevo CAP (2014-2020), 36 por ciento del presupuesto total de la Unión Europea.
Marco Contiero, director de Política de agricultura de Greenpeace UE., dijo: “lo que Europa necesita para salvar su comida es nada menos que un cambio radical  que se aleje de la agricultura industrial contaminante y socialmente destructiva. Pero lo que la Comisión ha creado hoy son malas noticias para el medio ambiente, malas noticias para los contribuyentes y malas noticias para los agricultores que quieren producir alimentos de manera responsable. Si no se modifica, el plan permitirá al negocio agroquímico mantener un fuerte candado en la cadena alimenticia. La UE gastará €435 mil millones del dinero de los contribuyentes para continuar llenando nuestra comida de químicos. Esto es simplemente injustificable”.
La Comisión ha anunciado nuevas medidas verdes para incrementar la diversidad de cosechas a al menos tres cosechas por granja y proteger prados permanentes. Sin embargo, muchas de estas medidas – que representarán el 30 por ciento del presupuesto de la  CAP – solo son superficiales: a los granjeros se les permitirá tener una cosecha en tanto como el 70 por ciento de sus tierras y los prados serán protegidos después del 2014, permitiéndole a los agricultores convertirlos en tierra para agricultura antes de la fecha de corte. Las medidas también fracasan en promover la rotación de cosechas, lo cual podría hacer más por el medio ambiente que una diversidad de cosechas limitada, y no trata el uso excesivo de químicos en la agricultura. El rotar las cosechas mientras que al mismo tiempo cosechando una amplia variedad de especies reduce la vulnerabilidad a pestes, inundaciones y sequías, mejora la fertilidad de la tierra y reduce la necesidad de pesticidas y fertilizantes químicos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada